Funcionales y estéticos

Hace ya muchos años que los módulos divisorios de cristal han encontrado una gran aceptación en los ámbitos profesionales como oficinas, tiendas y cafeterías. Y también en los hogares aportan una mayor sensación de espacio y luminosidad en los angostos y oscuros rincones de la casa. Estos elementos divisorios son una alternativa diáfana a las paredes tradicionales que convierten pequeños espacios en grandiosos hogares, sin realmente suprimir habitaciones. Además, brindan la magnífica posibilidad de proporcionar una multifuncionalidad de espacios.